IFRC destina más de 2 millones de CHF para los países andinos en su lucha contra el COVID 19

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

(Lima / Panamá, 11 de mayo de 2020). – La pandemia por COVID-19 afecta a los países de la región de diversas maneras, y presenta nuevos desafíos. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) está trabajando de la mano con las Sociedades Nacionales de la región para articular acciones de respuesta acorde al contexto y necesidades de cada país. Con el fin de poder llevar a cabo estas acciones, la IFRC ha gestionado fondos por más de 2 millones de francos suizos y viene brindando asesoría técnica a la Cruz Roja Boliviana, Cruz Roja Ecuatoriana y Cruz Roja Peruana para el desarrollo de sus planes de acción en respuesta a la pandemia de COVID-19.

“El impacto que ha tenido el COVID-19 en los sistemas de salud y la economía de los países andinos, requiere de apoyo por parte de las organizaciones humanitarias. Por ello, desde IFRC hemos intensificado nuestro soporte en Ecuador, Perú y Bolivia con cada Sociedad Nacional de la Cruz Roja, para brindar apoyo en las diferentes áreas de acción como lo son salud y apoyo psicosocial, albergues, migración, agua y saneamiento, y medios de vida”, precisó Inés Brill, jefa de la Delegación para los Países Andinos.

En Bolivia, la Cruz Roja Boliviana está apoyando con la administración del campamento de Pisiga en la frontera con Chile, el cual alberga a los ciudadanos bolivianos que retornan a su país; dentro del campamento la CRB ha instalado el servicio de restablecimiento de contactos familiares, administra la solicitud de alimentos, y solicita el abastecimiento de agua conforme a la demanda. Hasta la fecha, son 850 personas las que han pasado por el campamento. Asimismo, apoya con acciones de desinfección, traslado de personas vulnerables a los centros de salud para recibir tratamiento médico, y la entrega de víveres y atención médica a personas en situación de vulnerabilidad en varios departamentos del país.

Por su lado, la Cruz Roja Ecuatoriana ha venido ejecutando su trabajo en las líneas de salud y atención prehospitalaria, asistencia humanitaria, suministro de productos sanguíneos y protección de poblaciones vulnerables. Como parte de las acciones llevadas a cabo se puso a disposición del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social una Unidad Móvil de Emergencia (UME) en la provincia de Guayas, para apoyar en labores de triaje, y se brinda apoyo en triaje en centros de salud y hospitales de tres ciudades en la provincia de Manabí. Por otro lado, se viene realizando un importante trabajo en soporte psicosocial a través de líneas de teleasistencia, que cuentan 23 expertos en apoyo emocional en siete provincias del Ecuador. Además, se apoya con acciones de fumigación, beneficiando a 7600 familias, y se colabora con el Sistema Nacional de Salud en la realización de pruebas rápidas. También se continúa prestando ayuda a los migrantes a través de la entrega de kits de higiene, de salud y de alimentos. Dado que la Cruz Roja Ecuatoriana cubre el 70% del abastecimiento de sangre en clínicas y hospitales del Ecuador, se ha implementado un sistema de captación de sangre a domicilio. Hasta la fecha se han recolectado más de 5.000 pintas de sangre.

En Perú, la Cruz Roja Peruana viene realizando la entrega de alimentos y kits de abrigo a la población más vulnerable en Lima, Arequipa y Ayacucho. Asimismo, IFRC viene brindando soporte para la continuación de las acciones en migración; hasta la fecha se han realizado 100 atenciones en salud primaria en diversos albergues en Tumbes y Lima, y se ha entregado más de 4500 litros de agua segura en albergues de Tumbes. También se viene brindando atención psicosocial a través de líneas telefónicas a disposición de toda la población. Se ha dispuesto de una línea de WhatsApp para que cualquier persona en territorio peruano que tenga dudas o preguntas sobre el COVID-19 pueda ponerse en contacto directo y recibir asesoría de operadores y personal de salud de la Cruz Roja; actualmente se tiene más de 650 usuarios únicos de la línea, con más de 12 mil mensajes enviados.

En contextos como éste, la información salva vidas, por ello, en los tres países se viene trabajando en la difusión de mensajes de prevención desde el inicio de la pandemia. Transmisiones en vivo, spots radiales, líneas telefónicas, son algunos de los medios utilizados no solo para brindar información, sino también para escuchar a las comunidades, y poder responder ante sus dudas y preguntas, evitando de esta manera la desinformación y la propagación de rumores.

Para entrevistas con Ines Brill contacte a:

En Lima: Melissa Monzón, +51 953 743 106, melissa.monzon@ifrc.org

Para mayor información de las acciones de las Sociedades Nacionales pueden contactar a:

En Quito: Diego Castellanos, +593 997809834, dcastellanos@cruzrojaec.com

En La Paz: Mariela Miranda, +591 70548356, mariela.miranda@cruzrojaboliviana.org

En Lima: Fiorella Vilca, +51 986472240/ Juan Carlos Melgar, +51 944944401 coordinador.grd@cruzroja.org.pe

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El 31 de diciembre de 2019, el Gobierno de China informó de un grupo de casos de neumonía de causa desconocida en Wuhan, provincia de Hubei. Finalmente, se identificó un nuevo coronavirus que ha sido nombrado COVID-19.

El 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote de COVID-19 era una emergencia de salud pública de interés internacional. Y el 11 de marzo, la OMS declaró el brote de COVID-19 como una pandemia

El 31 de diciembre de 2019, el Gobierno de China informó de un grupo de casos de neumonía de causa desconocida en Wuhan, provincia de Hubei. Finalmente, se identificó un nuevo coronavirus que ha sido nombrado COVID-19.

El 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote de COVID-19 era una emergencia de salud pública de interés internacional. Y el 11 de marzo, la OMS declaró el brote de COVID-19 como una pandemia